Cabalgando reflexivamente la Agenda 2030

Bajo el título de Cabalgando reflexivamente la Agenda 2030, se encuentran Carolina y Gemma, dos personas concienciadas y comprometidas con la situación actual a la que está sometida el planeta y la humanidad, y vinculadas con la sostenibilidad desde hace años desde muy diversas esferas.

DESCARGA NUESTRO EBOOK

Capítulo 3

Disponible 21 Mayo 2021

Capítulo 4

Disponible 7 junio 2021

Capítulo 5

Disponible 21 Junio 2021

Capítulo 6

Disponible 7 Julio 2021

Capítulo 7

Disponible 21 Julio 2021

Capítulo 8

Disponible 7 Agosto 2021

Capítulo 9

Disponible 21 Agosto 2021

Capítulo 10

Disponible 7 Septiembre 2021

Presentación del libro en diferido

Este libro nace después de unas horas de distendida y variada conversación en una cafetería de Madrid, tras un congreso sobre Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Un libro que no pretende ser ni una crítica, ni un manual de consulta, sino una lectura que invite a analizar la situación actual y plantearse cuestiones desde una curiosidad intuitiva. Porque, ¿qué sería de la humanidad si viviéramos como autómatas en un planeta en el que los recursos naturales se van agotando? Tal vez estemos realmente dormidos.

Durante la lectura de “Cabalgando reflexivamente la Agenda 2030” se irá guiando al lector para que descubra que, en contra de la creencia mayoritaria, un desarrollo sostenible no se basa única y exclusivamente en el cuidado del medioambiente, sino en una proyección consciente de dentro hacia fuera sobre el triple balance económico, ambiental y social. Hablar de sostenibilidad conlleva también hacer referencia a una serie de actitudes y aptitudes cotidianas que permita a la humanidad (en el sentido más complejo de este término) mantenerse bajo una posición de equilibrio en el tiempo.

En este sentido, el peso de los valores que guían a la humanidad es esencial para cualquier acción que esté orientada a la sostenibilidad y sustentabilidad como propósito. Por ello la paz, como fundamento humano de desarrollo, de progreso, de avance, como manifestación del balance requerido para la subsistencia del ser humano y su entorno (dentro de la “teoría del Todo”), se convierte en el pilar de esta publicación.


EVOCACIÓN LÍRICA DE "LA DIVINA COMEDIA"

Desde la paz como manifestación de un valor esencial de avance, bajo la necesidad de construir un camino que nos acerque al desarrollo sostenible en su sentido más profundo, que nos permita a su vez esa proyección consciente de dentro hacia fuera sobre el triple balance económico, ambiental y social, las autoras juegan con la evocación lírica de “La Divina Comedia”, de Dante Alighieri.

La Divina Comedia se puede definir como una epopeya alegórica, una poesía épica, en la que alguien cuenta algo a alguien bajo una actitud representadora. Una composición literaria donde el fundamento que las cosas adquieren por la memoria de su pasado (bajo el manto de la leyenda) le otorga a la obra la capacidad de vencer la fugacidad del hombre.

De esta forma, con el poder de alusión y creación de la poesía centrado en los pasajes más íntimos y profundos de la evolución humana, expuestos en las vivencias de Dante y su maestro Virgilio (personajes de la Divina Comedia), se intenta equiparar la visión de la humanidad como parte de un Todo, quebrando la ceguera de la fugacidad de nuestra sociedad. Visión sin la cual el desarrollo sostenible y el camino a la sustentabilidad podría convertirse en una auténtica utopía.

Cuando se plantea un cambio, en base al equilibrio, este debe ser individual, consciente y compartido, en el sentido más completo de la existencia. Sólo así la transformación de lo que hacemos será lo suficientemente sólida como para mantenerse y fraguarse en el tiempo.

«Bienvenido
el que busca la paz. Id adelante,
la vuelta dad por donde habéis subido.»
Cegado por su aspecto deslumbrante,
encamíneme en pos de mis doctores,
guiado por el oído hacia delante.
Y como nunciatriz de los albores,
sopla brisa de Mayo que acaricia,
cargada del perfume de las flores,
sentí como de un viento la caricia,
a la celeste que mi frente orea,
ambrosía esparciendo con delicia;
y una voz exclamar: «Bendito sea
el que la gracia alumbra, y no del gusto
del paladar, el apetito humea,
«y tan solo apetece lo que es justo.»

(La Divina Comedia)